Archivos para 08/11/2010

Acabo de concluir la lectura de Un extraño en mi vida, novela de Evan Hunter (seudónimo de Salvatore A. Lombino, que también firmaba como Ed MacBain su novelas policíacas). No conocía esta obra, a pesar de estar escrita en 1958 y haber sido llevada al cine en 1960 tal como reseño más abajo. Este autor americano de origen italiano nació en NY en 1926 y murió en 2005.

Al comenzar su lectura da la sensación de contar una historia muy anodina, de personajes corrientes que se ven en la situación de una aventura de cuernos y poco más. Poco a poco va cogiendo más cuerpo y profundizando en aspectos de la psicología de los personajes dentro de una comunidad americana de clase media, con sus preocupaciones, sus reuniones, la normalidad de los niños en el colegio en los juegos. El desenlace inesperado la hace aún más atractiva de forma que lo que comenzó como una vulgar historia termina dejándote un sabor agridulce y la sensación de haber leido una bonita historia y una interesante novela.

Esta es la portada de la edición de 2010, publicada  por la editorial Quaterni

Y esa es la peli, que no he visto.

TÍTULO ORIGINAL: Strangers When We Meet
AÑO: 1960
DURACIÓN: 117 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Richard Quine
GUIÓN: Evan Hunter (Novela: Evan Hunter)
MÚSICA: George Duning
FOTOGRAFÍA: Charles Lang Jr.
PRODUCTORA: Columbia Pictures
REPARTO
Kirk Douglas, Kim Novak, Ernie Kovacs, Barbara Bush, Virginia Bruce, Walter Matthau
SINOPSIS
El arquitecto Larry Coe (Kirk Douglas), casado y con dos hijos, se ha sentido atraido por Margaret Gault (Kim Novak) desde el primer momento que la vio en la parada del autobus escolar. Margaret, también casada, es la madre de un compañero de colegio del hijo menor de Larry. Margaret admiraba a Larry como arquitecto desde que vio en una revista la casa por la que le dieron un premio. Y, cuando le vio, también le atrajo. La primera cita es solo un paseo hasta el terreno en que se levantara la casa que Larry está proyectando…

Comentarios
Estrenada en España en 1964, la película fue relegada por su supuesto atrevimiento argumental, inaceptable para la rígida censura.
Era un tiempo en el que el talento debía suplir lo hoy explícito. Richard Quin se valió en esta película del magnífico guión basado en la novela de Evan Hunter, y de los protagonistas Kirk Douglas y Kim Novak, que interpretaron magistralmente con miradas y gestos la pasión, la lujuria y la tentación de dos casados insatisfechos.
Atención al actor secundario Walter Matthau.